Los procesos

El proceso. Observar lo que ocurre. Ver el camino, el transitar. No sólo la meta, sino todo lo que ocurre en el |entre|. El encuentro dentro del proceso. El proceso que no es lineal, sino un espiral contínuo que va y viene, se entrama, se achica, se agranda, se expande o se contrae, tiene subidas y bajadas, pausas, bloqueos, fugas. A veces, aparecen nuevos horizontes inimaginables, un punto nuevo o algo que no se sabe bien qué es. A veces se corta...a veces se retoma...a veces es una maraña de hilos, otras veces es una ola fluida...a veces el acompañamiento es desde el silencio...a veces hacer ruido o gritar es lo necesario...

Me gusta la analogía de los procesos con el ciclo de movimiento de la vida. Quizás así podamos ir dando lugar a la importancia de que cada persona/sistema tiene sus propios tiempos organísmicos y que apurar un proceso puede privar el maravillarse de lo que acontece.


Y en esto, me sorprende que cuando menos se espera aparece ese "cambio", eso diferente o esa manera distinta de caminar. También me doy cuenta que no se en qué momento cambió lo que cambió, me voy dando cuenta en el "durante". No soy exactamente la misma de ayer, y tampoco soy la misma tal cual que mañana. Mi proceso implica un ir y venir constante, cuerpo, palabras, imágenes, pensamientos... Suelo hablar en voz alta sola, otras veces escribo, anoto o dibujo mis sueños, también diálogo danzando. Me gusta estar al aire libre, el sol de invierno es mi favorito. Necesito la pausa (...) y el movimiento (...), necesito la palabra y las imágenes que van tomando su forma...necesito la escucha y el hablar, necesito el silencio y el ruido. Observo las recurrencias y convergencias, observo el conflicto.


Mi día a día oscila en ritmos diferentes. Me encanta el ritmo caos que adviene con lo creativo, también necesito el fluido en mis diferentes roles, el Staccato para el límite tan necesario, el Lírico para integrar y darle forma a proyectos y la quietud donde me dejo habitar por lo que aparece...es un soltar el ideal de perfección, introyectos, deberías...

Mi vida es movimiento, en sus múltiples cualidades, facetas y roles. Tantos yoes como aspectos de mí. Transitando la ola. Momentos de pausa, de detenerse y contemplar. Movimiento espiralado entre lo que se expande y se contrae. Un instante, un momento. Un suspiro. Donde el entramado se hace visible, y soy siendo.


Observar el proceso donde me vuelvo a sorprender que algo que sucede en mi vida, al tiempo aparece en algún proceso de otra persona que acompaño (o viceversa). Algo que ví, escuché o leí...al tiempo cobra sentido. La sincronía aparece en lo cotidiano. "El todo es más que la suma de las partes..."



La pausa y la transición


Tan necesaria y a veces olvidada. Esos días es lo que estoy necesitando encontrarme con mi ritmo quietud. Acostumbrada y sobre-valorando la acción y el hacer constantemente; me doy cuenta que también es parte de mí el detenerme (...) hay tanto que se mueve en el espacio |entre| que me es necesario calmar el torbellino de la mente para escuchar... Hoy me lo recuerdo. La pausa es un entre paréntesis. Un entre algo y algo más, y también es un algo. La pausa no significa detenerse-quedarse, es un espacio, un momento que también se construye. Una espera necesaria, la transición.


Quizás un momento de escucha y de procesar, quizás sea un espacio de encuentro y relación. Las transiciones también son parte del proceso, ocurre un entrelazar entre una cosa y otra. Son tan necesarias como el acontecimiento mismo. (...) entre el inhalar y el exhalar hay un |entre|... ¿es vacío? ¿O qué hay? ¿Qué ocurre si no existe ese espacio intermedio? (...) La transición permite hilvanar, hilar el acontecimiento.


Un tiempo atemporal

A principios de Diciembre 2020 me llamó una niña que acompaño en psicoterapia para mostrarme su diario de emociones que ella misma fue redactando, su diario de poemas, algo que veníamos trabajando en sesión y había quedado ahí... Quedé sorprendida, conectada con su proceso y se me vino la imagen del tiempo.


(...) Y es que los procesos llevan su tiempo, lo que cada persona necesite, tiempos organísmicos en lugar de tiempos impuestos o cómo deberían ser.

Cuántas veces sucede que el reloj es quién marca eso...el reloj impuesto socialmente, el reloj que te dice a que edad tenes que tener determinadas "cosas u objetivos" porque es lo que se espera de vos. El ya, lo inmediato, el hacer y hacer, el "aprovechar el tiempo" visto como "lo productivo".


En el proceso terapéutico hay un tiempo - atemporal- que le pertenece a la persona. Y acompañamos esto mismo, que implica transitar la incertidumbre, el no saber, es un continuo estar ahí...

Ese finde en las clases de danza, también me pasó algo así... La importancia de dejar que decante, de dar-me ese espacio disponible, de dejar que ocurran ciertas cosas que aún no tienen un nombre en el danzar, pero que se sienten. Es el mirarme en espiral constantemente, es ir y venir en el encuentro con mi mundo interno y el entorno.


Cierre de procesos (...) terapéuticos


En palabras de Violet Okalander en el Tesoro Escondido: "La finalización no se toma a la ligera - es un aspecto importante del proceso terapéutico. En cierto sentido, la terapia ha sido como un telón de fondo, la finalización de una Gestalt permite el desplazamiento a un nuevo lugar. Cuando se han satisfecho las necesidades, logrado nuevas habilidades, hecho nuevos descubrimientos y expresado sentimientos bloqueados, sobreviene un período de homeostasis y satisfacción (...) "


El cierre de los procesos es importante. Darles un lugar. Evitar forzar algo que lleva su ritmo interno. Algunos cierres son repentinos, fugaces, inesperados, dolorosos...de la forma que se desarrollen les damos un lugar, cerrar una Gestalt para que no quede inconclusa y así permitir la apertura de una nueva. El cierre puede ser algo simbólico, puede pasar desapercibido o puede ser tan fundante como los inicios. La despedida y la llegada, el cierre y la apertura. El cierre permite finalizar el ciclo y estar presente ante la apertura de nuevas figuras emergentes.


Rituales

Llegado fin de año suelo hacer un recorrido en retrospectiva por mi bitácora y cuaderno introspectivo, recuperando algunos momentos e integrando con lo actual. "Actualizando el sí mismo" como diría la Gestalt.


Me gusta observar y agregar detalles o palabras que me vayan surgiendo. Durante este proceso emergen recuerdos, momentos, palabras, diálogos compartidos, aspectos que se van entrelazando. Y ese "ahhhhhh" del darse cuenta como la "caída de ficha". Es un proceso en que me "pierdo" de lo externo. Amo el crear con papel, sobre todo hacer collages.


"Danzar con las palabras" fue una frase que me dijeron en el último encuentro del grupo de Gestalt. Disfruto hacer un entramado entre la palabra y el movimiento. Encuentro sentido en escribir, graficar la experiencia danzada, un sentido que no es lineal, y que lleva ese tiempo atemporal tan necesario para que decante, se procese, se integre.


El soy siendo


Escuchar (...) aquello que se hace presente y se manifiesta tal como es..."soy siendo" hace alusión a mi cambio y transformación, a transitar mis duelos, al proceso, al ciclo, al propio ritmo de la vida del contacto y la retirada. Al ritmo organísmico. A lo que soy junto con otros organismos, otras realidades, otras existencias. A todo aquello que conforma mi propia existencia. A mi construcción en contacto con la otredad.


Soy siendo con mi cuerpo, mis emociones, pensamientos, sensaciones, imágenes. Soy siendo en un contexto histórico, social y cultural. Soy siendo en todos mis aspectos que hacen a mi integridad. El sí-mismx es el siendo como contínuo agente constructor de significados y sentires. El sí-mismx es proceso que integra.



"La idea de naturaleza tampoco es la de un ser dado o fijo, sino algo que va

siendo, ser en relación con los movimientos propios de lo vivo"


Roxana Galand



El barco de papel


Ahí navegando por diferentes horizontes...a veces sabe a dónde ir, otras veces no. Navegando en mares, ríos, en la tierra, en las lágrimas..

El barco de papel que navega y atraviesa tormentas, mareas....con sus cicatrices y huellas, solo y/o acompañado. El barco de papel que lleva lo importante, lo que valora y lo propio, porque lo pesado que no le pertenece lo hunde.

El barco de papel que se hace en el andar, en el camino. La meta es el camino. La meta es transitar. La meta es la navegación misma. El navegar por la vida. El navegar los procesos.











¿Cómo son tus procesos?


Entradas recientes